Home

Después de marchar a la Secretaría de Gobernación, profesores integrantes de la CNTE intentaron llegar al Zócalo, pero la policía les impidió el paso frente al Palacio de Bellas ArtesFoto Carlos Ramos Mamahua

Varios miles de soldados disfrazados de policías bloquearon a los maestros en su día

Pedro Echeverría V.

1. Los maestros de la CNTE son bravos, tienen mucha dignidad, pero aún son muy educados aunque los golpeen; lo han demostrado durante 35 años de batallar en las calles. Pero los jóvenes anarquistas (que ayer 15 no estuvieron) son superiores a ellos en bravura porque tienen la convicción de que gobierno, empresarios y Estado son lo mismo y no se puede tener ninguna confianza en ellos. Los maestros, por enésima vez, fueron frenados violentamente frente al edificio de Bellas Artes por miles de milicos (disfrazados de policías) que bloquearon más de 10 calles del eje central Lázaro Cárdenas para evitar el acceso al Zócalo.

2. Puta, ¡Qué cruel! el pueblo produce riqueza para pagar a quienes lo reprimen y asesinan. ¿Cuántos millones de soldados disfrazados de policías ha contratado el gobierno desde que en 1994 se levantó el Ejército Zapatista y en 2006 desde que Calderón decretó el semi Estado de sitio en México? Hoy el gobierno cuenta con los suficientes militares para acordonar cualquier manifestación de maestros, estudiantes, campesinos y ciudadanos, así como encapsular cualquier protesta para llevarla donde quiera. Recuerdo el 2 de octubre de 2013 cuando nos encapsularon la marcha desde Tlatelolco para regresarnos al Monumento de la revolución.

3. Eran también por lo menos una docena de calles de entrada hacia el Zócalo las que estaban cerradas con cinco hileras de soldados, otras cinco con soldados de a caballo, otras tantas con perros y todos armados con gases lacrimógenos. Había por lo menos 200 caballos y 200 perros dispuestos a lanzarse contra los estudiantes que no portaban ninguna cabilla, ningún palo o alguna piedra. En aquella marcha estuvieron al frente unos 100 anarquistas que exigieron como un derecho ciudadano la apertura de la calle de Tacuba; los milicos se negaron y comenzó la bronca tras el palacio de Bellas Artes y parte de la Alameda Central. Yo estaba de observador.

4. Los anarquistas fueron los valientes defensores de los derechos del pueblo que no querían regresar con la cabeza gacha de derrotados. El gobierno el bloqueador de calles, el provocador de iras, el brutal represor de estudiantes. Obvio, a los pocos minutos y al día siguiente todos los medios de información vomitaron basura contra los anarquistas, los estudiantes y maestros que conmemorábamos el 65aniversario del brutal asesinato de cientos de estudiantes aquel 2 de octubre de 1968. Los provocadores –según los medios- éramos nosotros no el gobierno que bloqueó calles con miles de milicos para evitar que lleguemos al zócalo a hacer nuestro mitin.

5. En la tarde la TV se dedicó a repetir –hasta el cansancio- la noticia de que el presidente Peña, el secretario de la SEP Chuayffet y el secretario general del SNTE, el cachorrito Díaz, habían formado un aumento de 3.2 al salario. Los más de 300 mil maestros de la CNTE de alrededor de 15 estados de la República han continuado manifestando su descontento en las calles de la ciudad de México y de varias entidades; mientras tanto los líderes traidores charros y neocharros encuadrados en los negocios del SNTE –aprovechando el bajísimo nivel políticos de la masa magisterial- siguen cabalgando.

6. ¿De cuál educación de calidad hablan Peña y Chuayffet si México no ha dejado de estar en los dos o tres últimos lugares del mundo en profesionistas, egresados, deserción, analfabetismo e inversión educativa, salario de maestros, recargamiento de grupos? Ese discurso demagógico de la “calidad educativa” lo he escuchado de parte de las autoridades desde que ingresé al magisterio en 1960 y cada día estamos peor por la pobreza, miseria y desempleo del 80 por ciento de nuestro pueblo. ¿Puede haber algún argumento contra los maestros si éstos en su gran mayoría sólo han sido correa de transmisión de la ideología de la clase dominante?

7. En 1993 –como producto de mi año sabático de la Universidad de Yucatán- esta misma universidad me publicó un libro sobre historia de la educación que titulé: Educación Pública: México y Yucatán. En él hice un paralelismo entre la educación nacional y la local en diferentes periodos de la historia desde el Porfiriato, pasando por el Cardenismo, el Alemanismo, hasta llegar al movimiento estudiantil de 1968. Ha servido de texto en algún año en dos escuelas, pero nada más. Pero allí se puede ver cómo a través de la historia de la educación se ha hablado oficialmente de “la educación de calidad para todos” y se ha hecho todo lo contrario. (16/V/15)

https://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s