Home

Tres libros de periodistas: México Bárbaro, Escucha Yanqui y Vecinos Distantes, me definieron

Pedro Echeverría V.

1. Cuando iniciaba en 1959 mi militancia política en la izquierda radical, leí el libro “México Bárbaro” del periodista yanqui John Kenneth Turner escrito en 1910, mismo que me ayudó a abrir los ojos y la inteligencia para conocer el México que vivíamos entonces. Esta obra que me hablaba de la terrible explotación de los mayas en todas las haciendas henequeneras por parte de unos 50 hacendados establecidos en la ciudad de Mérida (no la blanca, sino de los blancos); además de otros capítulos que describían rigurosamente la situación miserable y de hambre del pueblo mexicano en los años de la dictadura de Porfirio Díaz. Afortunadamente esta obra ha sido editada y reeditada más de 500 veces en México y el extranjero.

2. Aquel importante libro, además de denunciar la terrible vida de “Los esclavos de Yucatán”, habla en posterior capítulo del exterminio de los yaquis de Sonora, de los esclavos contratados de Valle Nacional, de la región tabacalera de Oaxaca donde se esclavizaban a hombres, mujeres y niños. Trata acerca de los elementos represivos del dictador Díaz, así como del contubernio de éste con la prensa yanqui y los socios inversionistas. Manifiesta la enorme importancia de cuatro huelgas obreras y de los hermanos Flores Magón, para el despertar revolucionario del pueblo. El pueblo despertó e hizo dos revoluciones burguesas: la de 1910 y la de 1914 que llevaron a la Constitución de 1917. Nos “modernizamos”, pero el 80 por ciento de los mexicanos siguen en la pobreza y la miseria.

3. A principios de los años sesenta leí en varias ocasiones el libro, también de periodista de los EEUU, Wright Mills, “Escucha, Yanqui”, que me narró la revolución cubana y las transformaciones que desde sus primeros días de 1959 estaba sufriendo la isla de Cuba en beneficio de los más pobres y miserables. El periodista se dirigía a sus paisanos yanquis (los explotadores multimillonarios guerreristas) para que “escuchen” y reflexionen acerca de lo que en ese momento sucedía en Cuba para que no se atrevieran a destrozar –como estaban acostumbrados por décadas- esa naciente revolución que había triunfado contra la dictadura de Fulgencio Batista, que estaba caminando por la justicia y la igualdad.

4. El “Escucha yanqui” se vendió como pan caliente entre los jóvenes que entonces despertamos con la Revolución cubana y el liderazgo de los “barbudos” encabezados por Fidel Castro, el Che Guevara y Camilo Cienfuegos. Recuerdo que ese libro salió en la colección popular de Fondo de Cultura Económica y se vendía a seis pesos y fue casi el primer libro de lo que sería mi biblioteca. Muchos intelectuales gringos abrieron los ojos con ese libro, pero dos años después el gobierno de John F. Kennedy impuso un cerco, un bloqueo económico a la isla que después de 60 años perdura, a pesar que en la ONU se ha votado más de 10 veces retirarlo. Sin embargo escucha yanqui cumplió con su cometido: propagar la revolución cubana.

5. Por último –y este es el motivo principal del presente artículo- subrayo el nombre del magnífico libro del periodista nacido en Brasil, pero totalmente formado en Inglaterra, Alan Riding: “Vecinos Distantes (Un retrato de los mexicanos)” publicado en 1985 que, debo subrayar, ha sido mi “libro de cabecera” desde hace 30 años, que para mí ha sido el más importante texto, mismo que he leído y consultado más de 100 veces. Es un fenomenal libro de 450 páginas que de manera sintética analiza de manera crítica los problemas políticos, económicos, sociales, culturales, de México. Riding, como periodista no mexicano, con enorme experiencia en el oficio y sin miedo o prejuicio, ha llamado las cosas con su nombre.

6. De entrada me parece interesante cuando Riding dice: “Sólo México es verdaderamente mestizo; es la única nación del hemisferio donde se dio el mestizaje religioso y político, además del racial; tiene el único sistema político que se debe entender dentro de un contexto prehispánico; y sus habitantes son todavía más orientales que occidentales. Su espíritu superó a la materia. La mayor parte de los mexicanos meditan y filosofan; son discretos evasivos y desconfiados; son orgullosos y vigilantes de las cuestiones de honor; se ven obligados a trabajar mucho, pero sueñan con una vida de holganza; son cálidos, ocurrentes y sentimentales, y en ocasiones son violentos y crueles, son inmensamente creativos e imaginativos. Resulta imposible organizarlos, tienen ideas definidas y son anárquicos. Se guían por las tradiciones más que por los principios; por el pragmatismo más que por la ideología.

7. Vale pensar si como señala Riding, así somos los mexicanos en general. Luego el periodista hace una reflexión crítica de los elementos o problemas más importantes en nuestra historia como país partiendo de “las raíces de nuestra nación” pasando por los problemas indígenas, agrarios, sindicales y la industrialización, hasta llegar a 1984. Casi todos los problemas del México histórico de nuestros días los he consultado decenas de veces con Riding para averiguar sus orígenes. Pero no debe silenciarse que después de publicado el libro, salieron decenas de periodistas y políticos vendidos al oro de grandes empresarios y políticos, a insultar al autor por hablar sin cortapisas. Así ha sido siempre la actitud de los cobardes cuyo único interés ha sido saquear a la nación y tratar de silenciar a quienes lo que se dice sin cortapisas. (28/05/21)

https://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s