Home

Los “debates” por TV, circo y demagogia para mirones; enormes negocios comerciales en medios

Pedro Echeverría V.

1. Nunca olvidaré que Diego Fernández de Cevallos (PAN) “ganó” un debate en 1988 donde traicionó a Cuauhtémoc Cárdenas (FDN). Habían llegado los dos partidos de oposición al acuerdo (escribe Aguilar Zínser) de sólo atacar a Zedillo del PRI, pero Cevallos se lanzó contra Cárdenas haciéndolo trastabillar. Eso le encantó a la gente porque “se puso caliente” y le dio la “victoria histórica” al panista. Es interesante: si los debates son de chismes, de acusaciones mutuas, provocan carcajadas, emociones, gritos y aplausos como en el circo; por el contrario, si se hacen reflexiones “no tiene chiste” porque todas esas se pueden leer y reflexionar. Quizá deban hacerse todos en el prestigiado Coliseo de México.

2. A los dos o tres mil lectores de política no nos dicen nada los llamados “debates” porque desde hace muchos años conocemos cuáles son las ideologías y programas políticos de los partidos; más aún conocemos a fondo sus prácticas políticas. No sólo conocemos a José Meade, candidato del PRI, como funcionario del PAN y del mismo PRI; conocemos además las funestas actuaciones corruptas dentro del PRI-gobierno de su padre y de su hermano. ¿Qué puede decir que yo no sepa? Así también conocemos a fondo a Ricardo Anaya. Aunque no estemos de acuerdo con la abierta campaña del PRI en su contra, “Ricardito” es un panista que ha seguido con fidelidad la línea del PAN; y aunque para mí con eso basta, no podré hacer a un lado su personal corrupción.

3. López Obrador, para mí, es otra cosa muy distinta. Desde que me enteré de la toma de pozos en Tabasco, de encabezar a los trabajadores y visitaros en las cárceles, de sus caravanas a la ciudad de México encabezando a cientos o miles de trabajadores, me pareció un gran líder. Luego su comportamiento defendiéndose del “desafuero” y plantándose contra las “reformas estructurales”, pero sobre todo recorriendo todos los municipios y pueblos del país en cinco o seis veces, me pareció magnífico. En la izquierda criticamos fuertemente sus alianzas con la derecha empresarial y política, porque es el mayor peligro a las posibilidades de que se avance a la izquierda. Pensamos que esas alianzas podrán frenar cualquier reforma importante.

4. ¿Qué carajos se puede decir en los debates que no sepamos? ¿Se anunciará acaso que alguno de los presidenciables del PRI o el PAN renunciará para que uno solo enfrente a López Obrador “porque sigue siendo un peligro para los avances de los negocios en México”? ¿Se denunciará públicamente a los empresarios que ponen millones de pesos en las campañas y se hará claridad sobre las triangulaciones de dinero de Hacienda a los partidos? ¿Qué tal Odebrecht? La realidad es que si hay cosas muy escondidas que por acuerdo de partidos se guardan. Pero si en los “debates” van a repetir lo que todo mundo sabe, no tienen caso. O de plano, ¿los debates son para los que ignoran todo y por convicción ya saben que es un distractor para que los negocios sigan adelante? (11/III/18)

https://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s