Home

Hagamos marchas sábado, domingo, lunes, pero si no paralizamos la ciudad, seguiremos jodidos

Pedro Echeverría V.

1. La burguesía mexicana ha conservado el poder, “contra viento y marea”, por 100 años. Dice poseer: “la primera revolución del siglo veinte, la Constitución más avanzada, las leyes del trabajo más justas, así como un cardenismo “profundamente transformador”. Una poderosa experiencia que le ha permitido gobernar un siglo sin sobresaltos. Como bien se ha dicho: ha sido una “dictadura perfecta”, tan perfecta que le llaman democracia porque cada seis años cambian de cargo y de cara los personajes que gobiernan, aunque sigan aplicando el mismo programa en beneficio de los grandes empresarios y políticos y, al mismo tiempo contra los intereses del más del 80 por ciento de los mexicanos, hoy 125 millones. ¿Qué pasa?

2. Las marchas suelen ser –como las cientos de miles que hemos realizado a través de las décadas- un simple paseíto, un desahogo, un distractor; han sido magníficas cuando son fuertes, se adueñan de edificios y obligan a resolver los problemas por los que se lucha con justicia; cuando son sólo para gritar, son muchas veces –o siempre- objeto de burla de la clase dominante. Ocupar un edificio y exigir soluciones no es violencia; violencia es explotar el trabajo, maltratar, no pagar salarios justos, negar diálogo, acusar o encarcelar a los dirigentes que agitan los problemas. La violencia nunca es defenderse desde abajo; la violencia la ejercen siempre los de arriba que buscan explotar y controlar más.

3. El Paseo de Reforma, la ruta chivatito/Los Pinos, el Hemiciclo a Juárez o el Zócalo, los hemos recorrido mil un veces, pero nunca el gobierno nos ha dado soluciones. Incluso cuando realizamos en 2006 el plantón en el Zócalo, avenida Madero, Juárez y Reforma en 2006 exigiendo recuento de votos y democracia, no logramos la solución de las demandas. Eso quiere decir que hay que bloquear por lo menos tres días todas las carreteras, los centros de producción, los aeropuertos, para que nos hagan caso. ¿No es triste, vergonzoso y condenable acaso que el 80 por ciento de los mexicanos vivan en la pobreza, la miseria y el hambre y que los gobiernos y empresarios sigan acumulando cuantiosas riquezas?

4. Para las Constituciones y leyes hechas por la burguesía como la mexicana, explotar, acumular riquezas y propiedades en unas cuantas familias es absolutamente legal y lícito; por el contrario, si un miserable se roba un pan, una cartera o asalta, entonces debe aplicársele “todo el peso de la ley”. Esa es un Constitución violenta que llama a la violencia. ¿No es violencia gubernamental acaso disfrazar de policías a militares entrenados en los EEUU para bloquear calles, así como colocar cámaras de vigilancia en toda la ciudad y mantener a decenas de miles de uniformados como si fuera un Estado de sitio? ¿No es acaso violencia mantener en la cárcel a miles de mexicanos con acusaciones sin pruebas?

5. El gobierno mexicano sigue fabricando leyes para intimidar al pueblo que está aprendiendo a luchar por sus derechos. Busca acabar con las protestas y manifestaciones para ampliar las libertades de los gobiernos y empresarios opresores. Por ello los luchadores sociales debemos idear y crear otras estrategias para unirnos, organizarnos y luchar. ¿Regresarán los tiempos de los sesenta y setenta, la militancia secreta, la guerrilla urbana y rural que desaparecieron porque los gobiernos compraron con elecciones, cargos y subsidios millonarios a los partidos? O ¿aprenderán esas clases poderosas a no ser tan brutales y asesinas?

6. Tengo la convicción que en México –por eso del presidencialismo, el corporativismo y la dictadura blanda- siempre ha sido difícil unificarse con un solo objetivo. Donde muchos vemos dictadura otros ven apertura; donde vemos enemigos principales y secundarios, otros ven simples competidores o rivales electorales. Recuerdo al funesto Lombardo Toledano y sus seguidores que desde posiciones socialdemócratas siempre defendió al gobierno en turno y combatió contra los movimientos sociales por “hacerle el juego al imperialismo”. Hoy el PRI, PAN, PRD y otros, al combatir las luchas sociales radicales –como hoy los antigasolinazos- son los seguidores de aquel personaje. (13/I/17)

https://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s