Home

Como en México y en el mundo, el presidente del PRD es un pobre títere de la línea del partido

Pedro Echeverría V.

1. Quien ocupe el cargo de presidente del PRD, sea joven, viejo, inteligente o mediocre, honesto o corrupto, tendrá que seguir la línea socialdemócrata y electorera de ese partido trazada desde su fundación en 1989. Si en sus dos primeros años –como ha sucedido en todas las historias políticas- creó ciertas esperanzas o expectativas, luego para acomodarse al sistema electoral capitalista tuvo que adaptarse a las reglas de todos los partidos, sean PRI, PAN u otro. Si hoy PRI y PAN son partidos de derecha muy corruptos y oportunistas, pues no hay que “cantar victoria” porque la historia demuestra que todos por allí van si el objetivo sigue siendo ganar votos, cargos y dinero.

2. Yo no hablo de Alejandra Barrales que es una mujercita como lo fueron Amalia García y Rosario Robles que hicieron lo mismo que los hombres en su momento; por cierto esas mujeres, que tanto hablaban de liberación, terminaron pésimamente mal: gobernado peor o igual que el PRI y el PAN e imponiendo a sus críos. ¡Cuánto recuerdo a muchos políticos del PRD que en los sesenta y setenta hablaban contra Fidel Velázquez y otros corruptos del PRI que llevaban 40 años brincando de un cargo a otro! No olvido que a partir de 1977 hay personajes ultra oportunistas del PAN y PRD que llevan 40 años cobrando como diputados, senadores, asambleístas del DF y en otros cargos.

3. En última instancia ocupar cualquier cargo –sobre todo si significa poder y dinero- es sólo una ilusión que hace pensar en que se es importante y famoso; sin embargo la realidad es que aunque seas presidente de los EEUU o del pueblo más pequeño de San Garabato, no se deja de ser esclavo de las circunstancias dominantes. Un chingo de personas dirían: no importa, lo importantes es llegar a algo, aunque después te sientas totalmente amarrado de las manos y los pies. ¿Qué carajos definen los presidentes de cualquier lugar o cualquier cosa si sólo se mueven como títeres al ritmo de los que reamente dominan porque controlan el poder económico, político y militar?

4. Hace 50 años no se hablaba del poder militar, industrial, transnacional de los EEUU; sólo se hablaba del gran poder mundial del presidente y que era él (por voluntad personal) quien determinaba las invasiones y las guerras. En México –por el presidencialismo y el corporativismo con que sometió al pueblo-se pensaba que todo lo determinaba el presidente sin ver los intereses yanquis y de los multimillonarios mexicanos que estaban tras él. ¿Qué decir de los dirigentes de los partidos del PRI, PAN, PRD, que son simples administradores de los fuertes intereses políticos y económicos que se mueven en cada partido?

5. En los años sesenta, en la militancia de izquierda se hablaba de revolución, rebeliones, guerrillas, huelgas, clandestinaje, cárceles, asesinatos; pero apenas el gobierno de López Portillo y Reyes Heroles abrió las puertas a los cargos, subsidios y salarios en 1977, el 95 por ciento se olvidó de los caminos revolucionarios y se dedicaron a brincar como changos de un árbol a otro. 30 o 40 años cobrando fabulosos e importantes salarios han convertido en millonarios a los “proletarios” de partido. En los sesenta y ochenta para las actividades políticas había que poner dinero de la bolsa, hoy para hacer actividad política debe recibirse un pago, todo se paga y nada es gratuito.

6. Lo más nefasto del PRD han sido “Los Chuchos” por su línea política oportunista de estar aliado con el PRI y el PAN; pero los chuchos no nacieron hace ocho años sino desde 1989 ocupando el segundo sitio hasta dar el salto al primero. La realidad es que el 60 o 70 por ciento del PRD es “chucho”, por eso sigue allí. Sería como dudar que el 80 por ciento de los priístas y los panistas que siguen con fidelidad a sus directivos y su ideología o, ¿Qué hacen allí si no esperar con tranquilidad en que a ellos también les toque una parte del botín? No se vale, porque es vergonzoso y fastidioso escuchar que se hable mal de algo y no hacer nada para acabarlo.

7. Doña Alejandra Barrales era una trabajadora de aviación hasta que agarró el sindicalismo y la política de partido. Amalia García, hija de gobernador priísta, luego gobernadora perredista muy oportunista, le devolvió la gubernatura a otro priísta; Rosario Robles fue una izquierdista que profundizó la corrupción en el PRD y luego se entregó con cuerpo, alma e hija, a la corrupción dentro del PRI. ¿Puede acaso esperarse algo nuevo de Barrales que no sea el juego político entre apoyar la candidatura presidencial de López Obrador o de su muy amigo Mancera –del gobierno de la CDMX- para 2018? El PRD no busca transformar nada; sólo mejorar sus alianzas con el PRI y el PAN. (17/VII/16)

https://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s