Home

¡Que intercambie la CNTE a los siete uniformados detenidos con los 12 presos del gobierno!

Pedro Echeverría V.

1. Lo he meditado poco, a pesar de ello pienso que la “Ley del Talión”, el “Ojo por ojo y diente por diente” -que nació hace más de dos mil años- puede ser justa, igualitaria, aunque también puede tener fallas. Con ella puede aplicarse el justo rasero de que todos somos seres humanos y las clases sociales desaparecen. Se acabarían los privilegios de los millonarios, de los políticos, de los curas y las mentiras de los medios de información. Recuerdo que por ahí estaba una divisa: “No hagas lo que no quieras que te hagan”. ¿O, acaso si todos tienen trabajo, si todos cumplen, si todos tienen para comer y vivir, si nadie acumula riquezas materiales, puede haber ladrones y saqueadores?

2. Recuerdo que algún filósofo ha dicho que el hombre es (de por sí) un ambicioso, competitivo, guerrerista, un hijo de P, pero la sociedad lo hace dócil y lo adapta; pero otro pensador ha dicho lo contrario: “el hombre es bueno por naturaleza pero su sociedad lo hace malo”. En las sociedades primitivas los hombres se hacían justicia por sí mismos. Nada había que limitase la ira del agraviado. Las represalias que se imponían eran ilimitadas y no guardaban proporción con el daño causado. En ese contexto llegó la llamada ley del talión o de la igualdad. Pese a lo que hoy nos parece, ella representó un gran avance en comparación con la venganza ilimitada anterior.

3. Estableció esa Ley una proporcionalidad entre el daño inferido y la represalia de la víctima. Fue, de alguna manera, una limitación en el ejercicio de la venganza. Casi todos los pueblos antiguos la pusieron en vigencia. En el código babilónico de Hammurabi, compuesto 17 siglos antes de la era cristiana, que es la más remota compilación de leyes conocida, se encuentra ya la ley del talión. También en el antiguo testamento de la Biblia. Se escribe que los hebreos, los griegos, los romanos, los germanos y otros pueblos de la Antigüedad aplicaron diversas modalidades de la ley del talión. Sus normas autorizaron al ofendido o a sus parientes cercanos a perseguir al ofensor para reparar la ofensa recibida.

4. El capitalismo dejó atrás a la ley del Talión o igualdad y regresó la venganza social de la clase dominante. Se crearon nuevos sistemas para impartir justicia (leyes, prohibiciones, abogados, jueces y cárceles) En lo sucesivo nadie pudo hacer justicia por sí mismo. Debió acudir al juez a que la haga. Y así se superó progresivamente una práctica “antigua” por una moderna en que –otra vez una minoría respaldada por las armas y las leyes que ella misma creó a su conveniencia- castiga a quienes la critican, protestan y se oponen a ella. Ya la Ley, por órdenes de las leyes burguesas o capitalistas, no puede aplicarse.

5. Por ello los profesores de la CNTE no podrán intercambiar prisioneros. Pensaba hace un rato: “si los profesores de Oaxaca tienen siete soldados/guaruras en su poder, con todo y sus armas, cámaras fotográficas y lanzagases, porque no apresan a cinco más para ser 12 y los intercambian con sus 12 presos políticos. O por qué no apresan a más y los intercambian con las 10 mil plazas de profesores cesados. La realidad es que a los profesores los golpean y persiguen mucho y ellos en vez de perseguirlos dejamos que nos sigan golpeando”. Pero me olvido que ya ni rige la Ley del Talión (de la igualdad) y ahora rige la ley fascista del orden y la esclavitud de los capitalistas. 2/VI/16)

https://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s