Home

¿Cuántos presidentes del país han buscado destruir a la CNTE y no han podido?

Pedro Echeverría V.

1. Pues aunque no se quiera, un estudio de las luchas o batallas de la Coordinadora (la CNTE) ya hace una historia de 36 años: tres años con López Portillo, seis con cada uno de los cinco presidentes y tres con Peña Nieto. Se ha confrontado con ocho gabinetes presidenciales y con su persistencia y sus razones quizá cumplan otros 36 años. Mientras los presidentes fallecen por su vejez –quizá arrepentidos por su mal gobierno y porque sus herederos lo traicionaron- los maestros siguen reclamando sus derechos como educadores del pueblo: exigen buenas condiciones de vida para los alumnos, para sus padres y condiciones adecuadas para una buena educación.

2. Cuando nació la Coordinadora (la CNTE) en Chiapas en 1979 gobernaba el presidente López Portillo. Aunque había gozado por un gran auge petrolero y por mucha dilapidación de enormes riquezas; aunque el presidente gritaba que no habría más desempleo, llegó el desplome de los precios y se comenzó a ver que el país recorrería la misma situación de caída rápida. López Portillo, aparentando con su discurso “nacionalista” ser muy revolucionario no atendió las demandas de los maestros –entonces dominados por los líderes espurios jefaturados por Carlos Jongitud del sindicato de maestros (el SNTE)- obligando a los maestros a organizar la CNTE.

3. Luego vino el difícil sexenio de Miguel de la Madrid (1982/88) que inició de manera abierta el “Neoliberalismo privatizador” al decir que “hay que devolver a la sociedad lo que el Estado le había arrebatado”. Así se inició la venta de todas las empresas paraestatales (unas 1,500) que automáticamente fueron rematadas a los empresarios de la iniciativa privada y a los inversionistas extranjeros. ¿Saben cuál fue la primera obligación del gobierno? Acabar o reducir el gasto social que significaba gastos en salud, en educación, en subsidios, en conasupos, en leches, en pan, etcétera. La iniciativa privada y el PAN aplaudieron a morir. “¡No más subsidios!”.

4. De inmediato vino el sexenio más voraz de todos: la Presidencia de Carlos Salinas (1988-94) Los maestros de la CNTE –a los tres meses de tomar posesión- nos lanzamos duro contra el cacique del SNTE Jongitud con plenas demandas sindicales, salariales y educativas. Fue el gran movimiento magisterial nacional de masas que en abril de 1989 echó a Jongitud del poder, pero Salinas nos impuso a Esther Gordillo. Sin embargo la CNTE se transformó en un movimiento nacional; en Yucatán -donde sólo uno o dos éramos de la CNTE- en las asambleas se prohibió estar con o hablar de la CNTE porque era “muy radical” y estábamos penetrados por “charritos”.

5. Luego vino el levantamiento zapatista de enero de 1994 y de la nada apareció por el PRI Ernesto Zedillo para sustituir al asesinado candidato Colosio. Esther Gordillo con el absoluto apoyo del presidente Salinas comenzó a hacer y deshacer en “su” sindicato. Hizo muchas alianzas, algunos líderes de la CNTE negociaron con ella y la Coordinadora tuvo que radicalizarse para denunciar a todos aquellos que se vendieron. La CNTE expulsó a muchos deshonestos que en nombre de “otra estrategia” habían llevado a la división y al debilitamiento de la CNTE. Por ello cuando apareció el panista Fox, se metieron en su carro a nombre del “antipriísmo”.

6. Cuando apareció el panista Vicente Fox (2000/2006) la Coordinadora vivió períodos de recomposición a partir de los fuertes golpes recibidos. Su secretario de Educación, el señor Reyes Tamez, sólo servía para cargarle las bolsas a la señora Sahagún de Fox (En Yucatán el gobernador panista Patrón Laviada logró incrustar en la secretaría de educación u otros cargos a unos veinte profesores muy oportunistas que participaron en 1989 desesperados por ascender en la pirámide de gobierno y cobrar) La burguesía siguió haciendo mercado con los maestros.

7. Luego repitió el PAN en la Presidencia con Felipe Calderón quien, al parecer robó abiertamente la Presidencia a López Obrador, con el total apoyo empresarial, del PRI y el ejército. Este tuvo tres secretarios de Educación (Vázquez Mota, Lujambio y Córdova) pero ninguno tocó la flauta. ; Entre tanto Esther Gordillo –la cacique del SNTE- se burlaba de esos ministros por su muy evidente incapacidad en conocer lo que sucedía en la SEP y en los estados de la República. La CNTE tuvo que confrontar a ese gobierno que en sus seis años fue causante de más de 120 mil asesinatos.

8. Por último con Peña Nieto su misión de destruir a la CNTE parece evidente e imparable. El 10 de junio de 2015 la secretaría de Gobernación rompió el dialogo con la CNTE y condicionó la reanudación de las pláticas al retorno de los maestros a las escuelas. “No hay diálogo’’, advirtió el subsecretario de Gobierno, Luis Enrique Miranda Nava, en breve e inusual declaración ante los reporteros. El 26 de agosto nombró el presidente Peña Nieto a Aurelio Nuño para sustituir a Chuayffet en la SEP, en medio del cambio de unos seis titulares. El facho secretario de educación ha cesado a 10 maestros y descontado salarios a otros miles. Pero la CNTE vive y se fortalece y exige ¡Diálogo! (23/V/16)

https://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s