Home

¿Qué pasaría si cayera de la SEP el sargento Nuño por represor, incapaz y tonto?

Pedro Echeverría V.

1. Enrique Peña Nieto, ante la total inestabilidad de su gobierno por el desplome del precio del petróleo, por el derrumbe del peso frente al dólar, por el acelerado crecimiento del desempleo y por los salarios de hambre que obtienen los trabajadores, puede deshacerse de muchos de sus funcionarios, de aquellos que en vez de ayudar provocan con sus políticas el crecimiento del descontento social. Desde hace más de tres años la ira de los profesores del país contra los secretarios de Educación (Chuayffet y Nuño) y sus reformas educativas privatizadoras, ha crecido de manera imparable.

2. Si le pidieran la renuncia a Aurelio Nuño por provocar un mayor descontento, la maestros de la CNTE no podrían olvidar que sus demandas básicas al gobierno son cinco: a) Abrogación de la reforma educativa privatizadora; b) la libertad incondicional de más de 15 maestros presos, c) Reinstalación de todos los maestros en sus plazas, d) Pago de todos los salarios caídos y e) instalación de una mesa de diálogo permanente. Será ese momento cuando los maestros de verdad, los más conscientes luchadores por una buena educación, den estabilidad a parte del país y también cuando la educación nacional comience a salir de su crisis y lo últimos lugares.

3. Un nuevo secretario de Educación con inteligencia, conocimientos y deseos de que se arreglen las cosas, muy bien podría abrir una mesa de análisis con cinco miembros del gobierno, cinco del Sindicato (el SNTE) y cinco de la Coordinadora (la CNTE) para que con mucha voluntad –y de manera pública- se analice el estado de la educación actual en el país, se vean sus errores y se hagan propuestas para que salga del estancamiento. Es importante que estén los medios de información para que nadie niegue lo que dijo. Esa mesa se buscaría que no sea de confrontación y que al contrario sea de análisis y aportación libre de ideas.

4. En esa misma mesa podrían estar presentes como observadores o testigos, estudiantes de las Normales Rurales, del POLI y la UNAM y de los padres de los 43 de Ayotzinapa cuyos intereses están muy ligados y con problemas pendientes a resolver. ¿Quién le tiene miedo a quién? No debería ser un asunto de autoritarismo, de amenazas, de miedo o subordinación cuando lo que está en juego es solucionar los grandes problemas educativos que por falta de solución gubernamental están en plena inestabilidad. Más aún podrían ser invitados algunos especialistas que en los años recientes han estado trabajando el tema.

5. Nuño es un funcionario provocador que con el poder que le dio el presidente Peña en Educación parece retar y amenazar a todos, tanto a maestros de la CNTE como a estudiantes del POLI con quienes acepta dialogar a cambio de que se sometan a todas las reglas. ¿No se supone acaso que la más alta autoridad de la SEP debe estar abierta a escuchar y que su secretaría debe poner el ejemplo de análisis crítico y de reflexión? Lo que sucede es que este niño tontito no tiene ideas, no sabe expresarse ni polemizar y por ello ha escogido el camino de las amenazas provocando que crezca el descontento social entre maestros y estudiantes.

6. Peña Nieto debe decidir entre dejar a Nuño en el cargo de la SEP para que crezca y acentúe más la inestabilidad, o pedirle su renuncia para que otro funcionario abra las puertas del diálogo transparente y sin condiciones para que se calmen los movimientos de protesta y la educación marche bien. Entre tanto el plantón de Bucareli sigue creciendo en número, en combatividad y las marchas y bloqueos en bancos, bolsa de valores, amenazas de toma del aeropuerto y bloqueos carreteros de a diario ayudan a extender más la consciencia de repudio al gobierno. Mientras tanto la educación va de mal a peor.

7. La consigna de Peña y Nuño ha sido y es acabar con la CNTE para que la privatización educativa marche sin trabas. A pesar de que Nuño grite que cuenta con 26 mil profesores para sustituir a los que están en paro, no va a poder soportar en pleno tiempo de campaña y luego de elecciones que los 26 o 30 mil profesores despedidos le boicoteen todos sus actos políticos. Fox tuvo que dar pasos atrás en 2006 en el desafuero contra López Obrador cuando en todos los actos que se presentaba lo denunciaban y ponían en ridículo. 25 mil profesores que sigan a Peña, a su mujer y a sus principales funcionarios reclamando su despido, pueden hacer un magnífico papel. (19/V/16)

https://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s