Home

 

Pedro Echeverría V.

1. Fui invitado y asistí al acto que convocó el partido Morena en Mérida Yucatán. Algunos apartidistas de los 120 asistentes creímos que era la oportunidad de los dirigentes de informarnos del estado actual del partido en México, Yucatán y Valladolid, así como de los principios ideológicos que sustenta con el objetivo de extender su influencia y militancia. Pero será en otra ocasión, porque la cita era para homenajear a un personaje: Felipe Carrillo Puerto que en Yucatán lo han idolatrado por el PRI porque ha sido su principal pilar ideológico y por una izquierda que sin muchos fundamentos lo califica de “socialista”, tal como lo tildó y combatió en su tiempo la derecha.

2. Carrillo vivió el momento más alto de la revolución mexicana que fue el obregonismo y formó parte de los líderes radicales de aquel tiempo: Soto y Gama, Zuno, Tejeda, Garrido, etcétera; sucedió que había que enfrentarse a los hacendados y a la recalcitrante derecha, tal como lo hizo Alvarado, García Correa, más tarde Lázaro Cárdenas, y lo hicieron por propia supervivencia como gobierno; pero nada más. ¿O, acaso también podría calificarse de socialista el sexenio de Cárdenas, de socialista la creación de ejidos, de socialista la educación, de socialista la expropiación petrolera? ¿De socialista la creación del IMSS en 1944? ¿De socialista a Lombardo Toledano? ¡Olvídense, el socialismo es totalmente otra cosa!

3. Tengan en cuenta que ni Rusia, China, los países del Este, Cuba pudieron ser nunca socialistas, pero sí la propaganda los presentó como “socialistas”. Marx, Lenin, Trotsky, Rosa Luxemburgo, Gramsci, eran socialistas? Sin duda lo fueron ideológicamente, pero jamás dioses. Carrillo no aceptó a Marx, a la internacional, a Lenin, a los III internacional y sí a la CROM de Morones y Yúdico. No hay pruebas de haber traducido ninguna Constitución al maya ni tampoco que 60 mil campesinos estuvieran puestos a defenderlo. Así que en adelante echemos a un lado la propaganda y metamos más reflexión. No deben hacerse muchos homenajes a personas y sí analizar y discutir ideas.

4. Estuvo la gente en la reunión muy atenta y pudo aprovecharse para explicar a fondo las diferencias ideológicas de Morena con el PRI y el PAN; para denunciar las políticas de Peña Nieto y todos los apoyos que recibe del PAN. Se pudo hablar de lo que sucede en el congreso federal con las políticas de alianzas; lo que sucede en el congreso local y el comportamiento de los partidos, así como de los problemas políticos y económicos en Valladolid y lo que hace el municipio para superarlos. Pienso que Morena no puede perder el tiempo en homenajes y, por el contrario, organizar muchos foros para hacer difusión amplia de sus ideas en esta región que la gente quiere escuchar cosas distintas a los que propagan los derechistas PRI y PAN.

5. Mi amigo “El León allí” quiere hacer una investigación colectiva sobre el movimiento obrero en Yucatán y encontrar las posiciones de derecha e izquierda. Para mí no es nada difícil porque clase obrera en Yucatán casi no ha existido por ser éste un estado esencialmente henequenero de 1870 a 1970, además de maicero-ganadero, y hablar de obreros sería a partir de los años treinta en que los Cordeleros y ferrocarrileros eran los más importantes. Yo publiqué un libro sobre los Cordeleros en 1982 y otro sobre los ferrocarrileros en 1999 sabiendo que fueron los obreros más numerosos, de mayor presencia y con más batallas. Por cierto Carrillo Puerto no quería mucho a los obreros, aunque sí a los campesinos.

6. Por otro lado hay que ver que la “izquierda en México” fue ocupada por el PRI por lo menos hasta los años cincuenta porque la Revolución Mexicana siempre se manejó así frente al empresariado y el PAN. Aunque existieron formalmente los anarquistas y los marxistas en México desde el último cuarto del siglo XIX, la izquierda fue representada por los gobiernos y el partido oficial. El mismo Carrillo Puerto y el llamado Partido Socialista del Sureste, así como el Diario del Sureste fueron “la izquierda” contra la derecha de los empresarios, el Diario de Yucatán y el PAN. La llamada izquierda –casi inexistente- siempre luchó contra la derecha y coincidió con el PRI. ¿Quién ha olvidado el discurso de “los menos malos?”.

7. Estos asuntos ideológicos de izquierdas y derechas son fundamentales aclararlos para saber cuáles son los objetivos por los que luchamos. De nada sirve decir que luchamos por la justicia, la libertad, la democracia, la igualdad, si cada clase social y su ideología interpreta cada palabra de acuerdo a sus muy particulares intereses. Por ello, si Morena busca ser un partido distinto debe tener muy claro los objetivos por los que lucha y sus métodos para alcanzarlos. No se olvide que los medios tienen que coincidir con los fines: ¿Qué tipo de sociedad queremos construir y de que tácticas y estrategias nos valemos? Tengo la convicción que vale más ser crítico con mis amigos que halagarlos; que vale más decir las cosas que silenciarlas. (3/I/15)

https://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s