Home

Después que Pinochet derrocó y asesinó al 100 veces iluso Allende, su política sigue con baja intensidad

Pedro Echeverría V.

1. Van de la mano los gobernantes de Chile y México. Michelle Bachelet y Enrique Peña Nieto hablan el mismo idioma de mentiras y falsedades que usan tratando de engañar y someter a sus pueblos; son los gobiernos de derecha al servicio de los EEUU. Por ello dicen que el presidente Peña gritó con entusiasmo como una muestra de alegría y sin albur: “México para los chilenos y Chile para los mexicanos”; “Chile y México son hermanos”. Chile, México, Perú y Colombia pertenecen a la Alianza del Pacífico, creada en 2011 por EEUU y el peruano Alan García, el colombiano Santos, el chileno Piñera y el mexicano Calderón con el objetivo de confrontar a los países progresistas de Cuba, Venezuela, Bolivia, Argentina, Brasil, Ecuador, Nicaragua.

2. El escritor chileno Marcos Roitman publicó ayer en La Jornada un magnífico artículo en el que analiza la situación de Chile en estos momentos que Bachelet visita México, dice: Mientras la presidenta de Chile visita México los mineros del cobre son reprimidos, hace unas semanas un trabajador del cobre fue abatido por las balas de los carabineros y el pueblo mapuche sigue siendo exterminado, expulsado de su territorio, acusados de terrorismo; los terratenientes son beneficiados con expropiaciones, mientras estudiantes y profesores luchan en las calles contra la privatización. Cientos de miles de chilenos venden sus pertenencias, hipotecan casas y recurren a préstamos. Hay un desmantelamiento de la sanidad en beneficio de la privatización.

3. Durante los 18 años de pinochetismo en Chile, el imperio de EEUU y sus seguidores buscaron terminar al gobierno allendista con medidas intervencionistas para “enderezar” el rumbo económico. Se confió el manejo económico a unos jóvenes egresados de economía en la Universidad Católica de Chile, la mayoría con postgrado en la Universidad de Chicago. Lo “Chicago Boys” (como les llamaron) venían de EEUU trayendo la idea del “monetarismo” que consistía en limitar el gasto público, la burocracia y el funcionamiento libre del mercado. Friedman y Hayek eran los exponentes del liberalismo económico (enemigos del keynasianismo) influyeron a los jóvenes durante su estancia en Chicago. Benefició a una minoría de millonarios e hizo más pobre y miserable al pueblo.

4. No olvidar que Salvador Allende, el socialdemócrata iluso que creyó que en el gobierno iniciaría cambios importantes en Chile, fue derrocado con un golpe de Estado por el general asesino Augusto Pinochet y el gobierno de los EEUU encabezado por Nixon y su famoso canciller Kissinger en 1973, a menos de tres años de su gestión. Fueron miles de activistas de izquierda e inocentes del pueblo los asesinados cuando Pinochet se hizo cargo del poder junto a los empresarios y fascistas. Ese golpe de Estado fue condenado en todo el mundo, pero luego los gobierno de Aylwin 1989, Frei 1993, Lagos 2000, Bachelet 2006, Piñera 2010 y Bachelet 2014, han gobernado como gobiernos de derecha, contra la economía, los mineros, los servicios de salud y educación.

5. ¿Puede olvidarse acaso que los muertos de la dictadura de Pinochet fueron 3000, además de 2000 los desaparecidos mientras pasaban por las cárceles más de 60 mil chilenos? ¿No se recuerda acaso que fueron decenas de miles de chilenos los exiliados a México y otros países, y perseguidos a partir de septiembre de 1973? Pareciera que aquellas masacres criminales se olvidaron durante los seis gobiernos que prometieron reivindicar al pueblo. ¿O es que el pueblo chileno con 90 por ciento de la población no indígena es dominantemente conservadora como se pensó cuando en 1973 se desarrollaron en las calles los ruidosos cacerolazos? Si esto fuera así entonces las fuerzas de izquierda sólo podrán lograr avances lentos esperando el avance de otros países que lo ayuden.

6. Escribe con justicia Roitman: “México y Chile se parecen. Fosas comunes, impunidad y muerte. Los cuerpos de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, sin ir más lejos. Tal vez por ello Bachelet y Peña Nieto firmarían un protocolo de acuerdo para la formación conjunta de los cuerpos de seguridad del Estado. ¿Qué aprenderán los unos de los otros?”. Seguramente nada nuevo porque los dos ejércitos –el de Chile y México- han sido educados y entrenados por las fuerzas armadas de los EEUU. En México se piensa que Lagos y Bachelet, al ser del partido socialista, seguirían la línea de Allende; pero nada de eso son tan derechistas como el PRI, el PAN, el PRD en México. De nada sirvió el sacrificio mortal de Allende.

7. La población chilena apenas es la sexta parte (o menos) de los 120 millones de mexicanos, pero es el primer productor mundial de cobre y su exportación representa un tercio de su economía. Los EEUU –como sucede en todo el continente- intervienen de manera determinante en el control de estos minerales así como en la represión contra los obreros mineros. Los gobiernos de México y Chile, representantes de sus burguesías, poseen objetivos comunes: seguir enriqueciendo a una minoría de personajes dominantes y mantener controlados a los trabajadores. Bachelet, dos veces presidenta no tiene nada de “socialista” porque es enemiga del pueblo. Será “bienvenida” del gobierno y los empresarios mexicanos, pero nunca del pueblo de México. “Chile para el gobierno y los empresarios chilenos”. (15/VIII/15)

https://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s