Home

La justa batalla de los negros de Baltimore en defensa de su raza contra la discriminación

Pedro Echeverría V.

1. Se llenaron las calles, los barrios ardieron carros de policía se incendiaron y las protestas crecieron en Baltimore en la búsqueda de respuestas por la muerte de Freddie Gray, un hombre negro que murió por una lesión en la espina dorsal, una semana después de que fuera arrestado por la policía. Mientras las movilizaciones de protesta se desarrollaban la tarde y noche de este lunes, el gobernador de Maryland, Hogan, declaró un estado de emergencia para el estado a solicitud de la ciudad de Baltimore. Los manifestantes gritaban “¡sin justicia no habrá paz!”, el lunes por la noche, mientras la madre de Gray, Gloria Darden, estalló en llanto en el lugar donde su hijo fue arrestado hace unos días. La mujer tuvo que ser retirada del sitio.

2. Cada vez que hay alguna rebelión de los negros, de los estudiantes, de los trabajadores, de los migrantes en el interior de los EEUU, me lleno de alegría pensando que poco a poco se acumulan fuerzas y en alguno de estos estallidos la gente despertará de su largo sueño lleno de ideología capitalista. Por ello la rebelión negra que se ha alzado en Baltimore en estos días, en protesta por el asesinato de un ser humano de raza negra me ilusiona y si estuviera cerca de allí –como cualquier ciudadano del mundo- estaría apoyando la revuelta. ¿Cuántos millones de negros, de migrantes, de desempleados y de llamados delincuentes por robar un pan para comer, han sido asesinados por la policía blanca al servicio de los yanquis?

3. Poseo la plena convicción, con base en análisis y estudios, que si se desplomara el imperio de los EEUU, por lo menos alcanzarían liberarse casi de manera automática un centenar de países sometidos y esclavizados. Las grandes burguesías que dominan en Asia, África y América Latina dejarán de contar con el apoyo del ejército de los EEUU y las embajadas yanquis de cada país y huirán a Londres, países Nórdicos, a Alemania y Japón buscando llevarse los capitales que han saqueado. El gobierno de los EEUU, desde 1920 (cuando finalizó la primera guerra y las ideas del socialismo se extendía por el mundo) ha actuado como policía mundial. Dada la enorme potencia que había logrado obligó a casi todos los países a someterse a sus designios.

4. No olvido los años sesenta y las grandes batallas de los negros, los pacifistas, los estudiantes, que se desataron en por los menos 10 grandes ciudades yanquis contra la invasión y la guerra contra el pueblo de Vietnam ; si bien esas batallas fueron victoriosas para los pueblos que luchaban contra el imperio, fueron realmente pequeñas victorias de las que los yanquis se recuperaron con creces: Su triunfo total en la segunda Guerra, junto al estallido de sus dos bombas atómicas que les sirvió para chantajear al mundo, les dio el control hemisférico. Al saquear riquezas, construir bombas nucleares y convertirse en el único fabricante y comercializador de armas, le dio una ventaja total.

5. Baltimore puede convertirse en un modelo mundial de lucha social de protesta para otros países y otros pueblos igual de agredidos y asesinados por las llamadas “fuerzas del orden”. En México sólo Guerrero, Oaxaca, Michoacán y en parte Chiapas, nos han estado enseñando lo que es la dignidad cuando se lucha. Hay algunos estados más que de pronto despiertan y acompañan a las batallas; pero la mayoría de los estados, aunque viven con una población en un 80 por ciento miserable, aún no cuentan con los ánimos y la conciencia para batallar. Por eso las luchas en las calles en los EEUU y otros países deben propagarse para ver si contagian a nuestros pueblos. Por ello hay que decirles a los negros: ánimo, mucha unidad y enséñenos más dignidad.

6. Si el gobierno y el imperio yanqui se desplomara, países como Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Argentina, Brasil, Uruguay, ya no tendrían más ninguna amenaza y ningún obstáculo para construir países libres y socialistas; no habría ningún impedimento para que todas las tierras fueran entregadas a los que las trabajan con sus brazos; las fábricas, sin pretexto alguno, la tomarían en sus manos los obreros; los estudiantes se harían cargo de las universidades y toda la riqueza y los productos se distribuiría de acuerdo a las necesidades. Ningún ejército amenazaría de represión porque serán los primeros en desaparecer. Pero el desplome del imperio todavía tardará muchos años; pero no podemos dejar de aplaudir las batallas de los trabadores allí y en todo el mundo. (28/IV/15)

https://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s