Home

¿Nos merecemos gobiernos “mexicanizados” por asesinatos, partidocracia y corrupción?

Pedro Echeverría V.

1. No recuerdo en dónde surgió la frase: “Cada pueblo tiene el gobierno que se merece”; para mí es frase popular, pero evidentemente falsa. Algunos la han interpretado como: “pueblo corrupto igual a gobierno corrupto” o “pueblo vigilante y exigente igual a gobierno que cumple”. Lo que sucede es que no debe olvidarse que el “pueblo” está integrado por clases sociales: siempre trabajadores en un 80 por ciento y clase dominante: grandes empresarios, gobernantes y privilegiados en 20 por ciento. Y dado que siempre este 20 por ciento de clase dominante es el poder económico y político, no se puede decir que “cada pueblo tiene el gobierno que se merece”, sino el gobierno que se le impone por la clase dominante.

2. También puede interpretarse diciendo que “El pueblo, al permitir un mal gobierno y no luchar en su contra hasta derrocarlo, se lo merece”. En México incluso su Constitución tiene un artículo (39?) –un tanto demagógico- que habla de que el pueblo puede derrocar a su gobierno pero, como los demás artículos tramposos condicionales: “siempre y cuando”… el Estado lo decida. ¿Cómo una Constitución que garantiza la propiedad burguesa pudo meter un artículo que habla de que el pueblo puede darse el gobierno que merece, sino es por pura demagogia? Para hacer la revolución no hay que pedir a nadie ningún permiso; lo único es que el pueblo trabajador (que es el 80 por ciento de la población) esté dispuesto a “asaltar el cielo”.

3. El pueblo trabajador nunca ha electo –de manera consciente- a ningún gobernante; han sido el PRI durante 70 años y el PAN por 12 años quienes han impuesto a sus candidatos consultando a la clase dominante en México y en los EEUU. ¿Y el voto del pueblo? Me río y carcajeo desde que en 1960 me hice consciente y determiné jamás votar para no hacer el juego, dado que el voto sólo ha servido para legitimar y confirmar el día de las elecciones lo que la clase dominante: gobierno, empresarios, partidos y medios de información muchos meses, antes han determinado. ¿O piensan los ilusos que Cárdenas en 1988 o López Obrador en 2006 pudieron llegar a presidentes cuando la gran burguesía había arreglado para garantizar que todo siga igual?

4. Los Papas son personajes poderosísimos por aquello de los rebaños, los tesoros del Vaticano y, sobre todo, por ser “muy diplomáticos”, por jamás convenirles decir públicamente su verdad. Ellos, como los presidentes yanquis o de los demás países, conocen perfectamente lo que sucede en el mundo porque cuentan con millones de informantes en todos los niveles; pero por “diplomacia se guardan todo para no quedar mal”. Hoy el Papa fue sincero y le dijo a su amigo que “cuide a Argentina que no se mexicanice”. Para mí fue magnífico porque México está embarrado de sangre, de mugre y mucho más. Y más aún que nuestro cineasta, el valiente Iñárritu, aprovechó la tribuna para decir que el pueblo no se merece a este gobierno jodido.

5. ¿Qué pasaría si Peña Nieto renuncia a la Presidencia? Horas antes de salir el pueblo a la calle a festejar la caída, cientos de miles de soldados del ejército, la marina, la policía federal, etcétera, estarían ocupando todas las calles y plazas del país, cuidando a los grandes políticos y magnates del capital, así como los edificios de la burguesía, decretando el Estado de sitio. Pero no es nada fácil porque la historia enseña que en 1932 –cuando renunció Ortiz Rubio- todo estaba bajo control de Elías Calles y el ejército. Además, antes de una renuncia de este calibre, tiene que consultarse a los mexicanos más poderosos en economía y política y al gobierno de los EEUU. Una renuncia del presidente no es nada fácil, aunque se tengan ya listos suplentes al por mayor.

6. Además del discurso del valeroso cineasta Iñárritu, así como del comentario involuntario del Papa, cuando Peña Nieto pensaba –como dicen en México- que “sólo le faltaba que lo orine un perro”, el expresidente dicharachero y ladrón Vicente Fox, para apapachar al presidente Peña Nieto y ofrecerle su apoyo, le comentó que “estaba en jaque y que sólo le faltaba el mate porque en las últimas semanas lo habían hecho trizas; pero que él estaba para apoyarlo”. Quizá Peña esté gritando que “no quiere queso, sino salir de la ratonera”; que quiere gozar de una segunda o tercera luna de miel, pero Televisa, los empresarios y los priístas no lo dejan. ¿Cómo cumplir con las mil y una promesas realizadas en campaña y asegurar el voto del próximo junio?

7. Los expresidentes Zedillo, Fox y Calderón –así como muchos anteriores- también estuvieron a punto de renunciar. Zedillo aquel diciembre de 1994 de desplome económico, a los 20 días de asumir el cargo; Fox en 2003, después de perder frente al PRI, la elección intermedia y Calderón en muchos momentos de su gobierno de los 100 mil muertos y asesinados. Sin embargo, Peña ha estado más cerca de su renuncia por los desaparecidos, el desplome del petróleo, por el estancamiento de la economía y el desempleo galopante. ¿Cuántas décadas más tendremos que trabajar para que lo población mexicana despierte y se revele frente a la clase dominante que nos impone gobiernos, programas económicos y explotación brutal? (24/II/15)

https://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s