Home

Los dirigentes políticos necesitan menos face y más book: Poniatowska

ALEJANDRO GUTIÉRREZ
30 DE ENERO DE 2015
DESTACADO
Elena Poniatowska, escritora. Foto: Benjamin Flores
Elena Poniatowska, escritora.
Foto: Benjamin Flores

MADRID (apro).- La escritora y periodista mexicana Elena Poniatowska fue investida con el doctorado Honoris causa por la Universidad Complutense de Madrid, en un acto solemne en el que reflexionó sobre la revolución de Internet y las redes sociales, y el peso de éstas en la vida cotidiana, el periodismo y la política.

La autora de La noche de Tlatelolco destacó que el internet y las redes sociales son un arma de doble filo, porque puede ser una maravilla, pero también pueden enajenar, principalmente a los adolescentes.

Una generación de jóvenes que caminan con la cabeza baja y la mirada perdida en una pantalla, con los ojos atornillados en su móvil, que el escritor Fabrizio Mejía Madrid describió como que esa comunicación instantánea es nuestro nuevo autismo, dijo.

Poniatowska también reconoció el impacto que eso provoca en el periodismo escrito, debido a la inmediatez de la información en internet y su reproducción en la redes sociales, pero también cómo éstas se convirtieron en una lupa para los dirigentes políticos, de quienes, dijo, necesitan menos face y más book.

La escritora señaló que la información en internet y las redes sociales ha desbancado a los periódicos, al grado que los quioscos en México están en vías de extinción.

Luego dedicó un espacio a homenajear al periodismo independiente de México, recordando el reciente fallecimiento del fundador de la revista Proceso, Julio Scherer García, hecho que, subrayó, se convirtió en un acontecimiento nacional. También mencionó a la periodista Carmen Aristegui y al diario La Jornada.

Ahora la muerte de uno de los principales opositores del gobierno (mexicano), el fundador del semanario Proceso, Julio Scherer García, el pasado 7 de enero, se convirtió en un acontecimiento nacional, a pesar de que la familia Scherer exigió total discreción. A pesar de que Julio ni siquiera tenía cuenta en Twitter, ni en Facebook.

En este sentido, reconoció que herramientas como Twitter y Facebook propician que el reportero cibernético reemplace al viejo reportero de tinta y papel.

Poniatowska llamó a reflexionar sobre el tiempo que le dedicamos a internet y las redes sociales, y habría que tener opiniones de los especialistas, apuntó.

En esta revisión se cuestionó sobre el tiempo que un joven puede pasar en la red al día y cuánto de ello puede retener en la memoria, y sobre la importancia de la lectura de libros como Don Quijote de la Mancha, la Biblia o El Principito. ¿Somos más inteligentes desde que ponemos a freír nuestros sesos en internet?. Ahora los jóvenes, añadió, están más tiempo pegados a la pantalla de un teléfono que a cualquier libro impreso.

Por otro lado, hizo un amplio repaso sobre las movilizaciones ciudadanas que se han convocado a través de los teléfonos inteligentes o las tabletas para protestar en contra de acciones del gobierno, o masacres como la de Ayotzinapa, donde 43 estudiantes normalistas fueron desaparecidos hace poco más de cuatro meses.

Elena Poniatowska fue investida con el título doctor Honoris causa por el rector de la UCM, José Carrillo, y en el decreto que le concedió este grado se destacaron sus méritos alcanzados en su brillante carrera periodística y su dilatada obra literaria que retrata la realidad mexicana.

Enalteció también el compromiso social de la escritora con los más desfavorecidos, los pobres, los indígenas y los que más sufren, así como con los jóvenes, por lo que es un modelo para las nuevas generaciones.

La académica Rocío Oviedo Pérez de Tudela resaltó la constancia de la galardonada en el periodismo y subrayó que Elena Poniatowska es la voz más autorizada para defender a los estudiantes de Ayotzinapa, para denunciar el genocidio que está ocurriendo en Guerrero.

El pintor oaxaqueño, Francisco Toledo, criticó las declaraciones del empresario Roberto Servitje, quien afirmó que al caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos se le dio una dimensión que no tiene. "¿Cómo puede decir eso? Está mal este señor; no se da cuenta de lo que pasa", comentó y envió este cartón a la directora del diario La Jornada, Carmen Lira. La semana pasada, Roberto Servitje Sendra, uno de los fundadores de Grupo Bimbo, declaró: Hay inconformidad de algunos grupos que no han podido ubicarse y aprovechan cualquier cosa como esta de Ayotzinapa, que es muy triste porque lo de Ayotzinapa se le ha dado una dimensión que no tiene.

Después de EPN, hasta un burro puede ser presidente’: Padre Goyo

Por Leticia Espinosa en Chicago 01/30/15 4:23pm
Gregorio López Gerónimo, conocido como “Padre GGregorio López Gerónimo, conocido como Padre Goyo durante su visita a Chicago. SAMUEL J. VEGA/HOY

CHICAGO ­ CHICAGO ­ Gregorio López Gerónimo, el polémico sacerdote michoacano conocido como Padre Goyo, dice que no teme a la muerte con tal de cambiar el rumbo que la inseguridad ha tomado en la región de Tierra Caliente, en México, y para ello pide la ayuda de los migrantes.
"" style="box-sizing: border-box; max-width: 100%; border: 0px; vertical-align: bottom;">

El sacerdote de la Diócesis de Apatzingán, quien llegó a usar un chaleco antibalas sobre la sotana como gesto simbólico para llamar la atención sobre la situación en esa región, está de gira por varias ciudades de Estados Unidos.

El religioso dijo que su intención es informar sobre la situación real y verdadera que vive su país, formar redes de información con conciencias críticas y analíticas, y tratar de que sus paisanos sean parte activa de las transformaciones que se necesitan en México.
La voz de los migrantes es bien importante para cambiar el rumbo de México, dijo el padre Goyo en entrevista con diario Hoy.

El sacerdote recomienda a los migrantes presionar a las autoridades mexicanas para que implementen la credencialización lo antes posible para que puedan ejercer el voto desde el extranjero en números significativos. Si ya se aprobó una reforma electoral, con recursos y normativas, los aproximadamente 20 millones de mexicanos en el extranjero podrían cambiar el rumbo del país, mencionó.

Si votara tan solo el 25%, cinco millones, ellos cambiarían el rumbo de la nación, explicó. Allá vas a votar con un rifle en la cabeza, acá no. Hoy por hoy el voto duro del migrante es bien importante.
También pidió alzar la voz para detener el Plan Mérida ­contra el narcotráfico­ que proporciona armas a los criminales (en México). Hay que frenarlo, cuestionarlo, que los congresistas estadounidenses se sienten a discutir ese tema.

Y pidió apoyo para el proyecto de crear una agencia de desarrollo, cuyo objetivo es bajar los niveles de delincuencia. Estamos convencidos que si no tenemos fuentes de trabajo nada va a cambiar. Con empleos no habrá robos, violencia, secuestros, ni jóvenes armados haciéndole al tarugo.

Las fuentes de trabajo y la educación son clave, dijo el padre Goyo, quien a través de esa agencia pretende financiar a familias que quieran participar en los proyectos 3×1.

Durante su estancia, el padre Goyo se reuniría en Chicago con la comunidad inmigrante y planeaba visitar los consulados generales de Ecuador y Venezuela, en los que buscará ayuda para denunciar presuntas violaciones a los derechos humanos del Gobierno mexicano, y lograr que Estados Unidos suspenda el Plan Mérida.

Tras dejar Chicago, el sacerdote continuará su gira por Detroit, Nueva York y Washington para presentar sus denuncias contra los cárteles de la droga y corrupción a las comisiones de derechos humanos de Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El sacerdote explicó que la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero, es una muestra de la corrupción e ineptitud del gobierno del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, y de la colaboración de los carteles de la droga con su gobierno.

El padre Goyo dice que seguirá en la lucha porque no hay quién lo haga, el gobierno no tiene voluntad, hasta que vengan las elecciones esperemos que cambien los interlocutores y demos un golpe duro contra los verdaderos delincuentes, contra el crimen organizado que está dentro del poder.

Y aseguró que en Michoacán el que gobierna es Servando Gómez Martínez, conocido como La Tuta, líder del grupo criminal Los Caballeros Templarios y quien tiene el control sobre muchos políticos. Nadie habla de él, si está en Los Pinos no podemos atraparlo.

Ante esta situación, el cura lamentó que después de Peña Nieto hasta un burro puede ser presidente. Él no está gobernando, sentenció.
­Con información de EFE

Los empresarios y los medios de información exigen a Peña reprimir y acabar el descontento social

Pedro Echeverría V.

1. Aunque sea representante de los magnates del capital, Peña Nieto es el presidente de México y, como político, tiene que cuidar sus pasos y adoptar acciones de gobierno que no sigan lesionando su imagen ya muy deteriorada en todo el país y a nivel internacional. Los informes publicados sobre encuestas hacen ver que su nivel de aceptación en el país está por los suelos. Sin embargo aunque sabe él que se está desplomando su gobierno- por las poderosas presiones de empresarios y medios de información, se ha puesto a instrumentar en estos últimos días medidas más represivas y fuertes amenazas contra cualquier movimiento social que aparezca. Quiere apagar el fuego echándole más combustible, en lugar de actuar para que sea creíble.

2. Cerrándose a aceptar la participación del ejército mexicano en los asesinatos decenas de miles (casi centenas de miles) que se han realizado y publicado en México- el gobierno siempre ha querido limpiar su imagen. Sin embargo olvida el gobierno federal que es el directamente responsable de lo que sucede en toda la nación, que el ejército, la marina, la policía federal, los aparatos de inteligencia, están directamente a su servicio. ¿Alguien tontamente ha pensado que los estados y municipios en México son independientes de las órdenes del gobierno federal? El México presidencialista aún sigue vigente imponiendo su poder y, ahora con más fuerza, contando con el apoyo de casi todos los partidos políticos.

3. En México, aunque el federalismo derrotó al centralismo desde 1824 y luego los liberales sometieron a los conservadores; aunque de acuerdo a la Constitución los estados de la República son autónomos, la realidad es que en la práctica el centralismo y el conservadurismo han sido los que siempre ha operado en cuanto presupuesto federal y fuerzas militares federales. Quizá cuatro o cinco estados de la República (Nuevo León, Jalisco, Baja California, Estado de México, DF) sean menos dependientes de la federación porque sus ingresos económicos sean fuertes o suficientes, pero los otros 25 estados deben someterse a los caprichos del gobierno central porque mucho del presupuesto que consumen les llega del centro.

4. Por ejemplo aquí hay una forma de centralismo brutal: los trabajadores de la Universidad de Yucatán (organizados en la AUTAMUADY) en huelga desde hace dos semanas, ha exigido un aumento de 10 por ciento en sus miserables salarios de cuatro a cinco mil pesos al mes. El rector cuyo salario nominal es de 184 mil pesos al mes- dispuso que sólo se les puede aumentar un 3.4 por ciento en el salario porque es el tope salarial que en toda la nación se ha impuesto y que llueva o truene, aunque realicen manifestaciones de protesta, esa cantidad es inamovible. Luego de manera cínica ofreció 40 pesos para despensa y otros 40 pesos para transporte. ¿Qué podrán comprar los trabajadores con cuatro pesos de aumento?

5. Pero no sólo son los trabajadores de la UADY. En todo el país se han incrementado las protestas, marchas y plantones por diversos problemas económicos, políticos, de represión y asesinatos. Por ello como respuesta en vez de solucionar los problemas- su gobierno como los anteriores- se ha dedicado a contratar a decenas de miles de campesinos y desempleados para engrosar al ejército, la marina, la policía federal, la secreta para hacer más numerosa, fuerte y agresiva a la perrada militar y policiaca contra las protestas sociales. Con el entrenamiento y los cursos militares en EEUU, Israel y Colombia, así como con la unidad de todos los bandos, todos son soldados, ejército y de fuerzas especiales: sólo cambian de uniforme de acuerdo a la necesidad.

6. Por ello no se distingue una fuerza armada de otra, pues suelen ser las mismas personas súper entrenadas con diferente disfraz, sirviendo al mismo estado y combatiendo al mismo enemigo: los sectores oprimidos de trabajadores y estudiantes. Así que cuando el gobierno de Peña, Osorio o Murillo, quiere meter las manos para deslindar al ejército para conservar su limpieza, resulta ridículo porque las fuerza armadas represivas son varias y la misma bajo el mando federal. Y que conste que la actuación de las fuerzas federales no ha sido solo en Ayotzinapa y Tlatlaya, sino que en todo lo que ha sido la historia de México, por lo menos desde 1910 año del inicio de la Revolución- esas poderosas fuerzas se han cubierto de lodo.

7. Las manifestaciones de protestas nadie podrá pararlas mientras la brutal represión continúe. Podrán encarcelar y asesinar a muchos campesinos, obreros, empleados, estudiantes; pero otros ocuparán sus lugares todos los días. Podrán seguir los grandes empresarios, los corruptos gobiernos y los medios de información a su servicio repitiendo mentiras para que la población deje de protestas y luchar, pero a partir de los asesinatos en Guerrero, Estado de México, Michoacán y otros estados, la gente ha dicho basta y ha decidido salir a la calle en las ciudades y los campos. Por ello el gobierno está creando leyes represivas, contratando más personal de ejército para reprimir y lanza la mayor cantidad de amenazas. (29/1/15)

https://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar

Ni «juicio», ni «homicida», sino el primer proceso

http://www.marcolaraklahr.mx/ni-juicio-ni-homicida-sino-el-primer-proceso-acusatorio-del-df/

Esto puede ser útil para el periodismo de hoy o un dato para cápsula del tiempo que permitiría en el futuro conocer una poderosa razón mental por la que va costándonos tan extenuante esfuerzo edificar un sistema de justicia penal eficiente y justo en México.

Son nueve aspectos ­perniciosos para la cultura jurídica del público­ de la cobertura noticiosa sobre el «primer juicio oral» en el Distrito Federal [enero 29, 2014], que exhiben la mentalidad y manera inquisitiva institucional de comunicar, y la ideología retrógrada prevaleciente en las redacciones y el gremio periodístico:

  1. «Proceso» y «juicio» no son lo mismo. Desde que se anunció dicho caso, medios y periodistas, en general, nos referimos al «juicio». El proceso penal acusatorio consta de las etapas inicial, intermedia y de juicio, siendo en esta última donde los jueces de juicio determinan la inocencia o culpabilidad de la persona bajo proceso, es decir, la enjuician. Lo que inició, pues, fue apenas el «proceso», mismo que podría conducir a un «juicio».
  2. No es lo mismo una persona «homicida» que una detenida, investigada, imputada o enjuiciada por el delito de homicidio. Básicamente, informamos que un «homicida» protagonizaría el «primer juicio oral», no obstante que para que alguien sea legalmente considerado «homicida» debió ya ser sentenciado y condenado, es decir, encontrado culpable por los jueces.
  3. Tenemos «presunción de inocencia». Lo anterior obedece a que la «presunción de inocencia» es un derecho previsto en el Artículo 20 constitucional según el cual todas las personas somos inocentes hasta que, si es el caso, a través del procedimiento penal recibamos una sentencia condenatoria en firme. Si la persona no había sido juzgada ni encontrada culpable, ¿cómo podría considerársela entonces «homicida»?
  4. Hay «delitos dolosos» y «culposos». Al dar esta noticia enfatizamos en que sería «juzgado» un «homicida», y solo excepcionalmente algunos ­ya metidos en la nota, no en el encabezado, el sumario o la entrada­ precisamos que, en efecto, era alguien que sería acusado de «homicidio culposo», es decir, «involuntario» ­donde no habrían intervenido la voluntad, la mala fe o la premeditación, aunque quizá sí la imprudencia.
  5. No fue, en efecto, un juicio, sino el inicio de un proceso. Lo que inició en el DF, en resumen, fue el inicio del primer procedimiento del nuevo sistema acusatorio, durante el cual se desahogaron audiencias que forman parte de la etapa inicial, de modo que falta aún que esta concluya, luego sobrevenga la intermedia y, eventualmente, el juicio.
  6. Un caso puede no llegar a «juicio», sino ser «suspendido a prueba», tener una «salida alterna» o encausársele por un «procedimiento especial». En virtud de los principios procesales de «oportunidad» y «economía», se trata de que el sistema centre sus esfuerzos en los delitos que producen mayor daño social, buscando otras opciones, por caso, para aquellos accidentales, de menor cuantía o que pueden resolverse mediante acuerdos reparatorios ­siempre bajo reglas procesales y privilegiándose los intereses de las víctimas.
  7. Esto sucedió. En el caso que nos ocupa, a) una persona fue llevada ante la justicia al aducir el ministerio público que había sido detenida en flagrancia tras atropellar a un ciclista ­que luego perdió la vida­, y que conducía en estado de ebriedad; b) esto propició el inicio de un procedimiento penal ­el primero del sistema acusatorio­; así, según la ley, en esta etapa inicial una juez de control presidió la audiencia pública y oral, para determinar, tras escuchar a las partes, si la detención de la persona había sido legal, el delito que se le imputaría y si proseguiría el proceso en libertad o en «prisión preventiva»; c) respectivamente, la juez resolvió que la detención ­en flagrancia­ fue legal, que la persona sería procesada por homicidio culposo agravado y que seguiría proceso en libertad, bajo tres medidas cautelares.
  8. Procesos prolongados no son garantía de justicia. El que esto haya tomado una hora y no los meses que tomaba en el viejo sistema inquisitivo podría ser algo positivo, si es que todos respetaron la ley. Los procesos largos y burocráticos encarecen el costo de la justicia y no son garantía de nada, mucho menos para las víctimas.
  9. La «prisión preventiva» no necesariamente da certeza a la justicia. Si es impuesta de manera discrecional, la «prisión preventiva» no hace más que agravar el problema, poniendo en prisión a una persona que tal vez no debiera estar ahí y que de esa manera, si es el caso, no podrá restituir los daños producidos. Entonces, que a esta persona en particular ­que será eventualmente vinculada a proceso por homicidio culposo agravado­ la juez le impusiera medidas cautelares que restringen pero no privan su libertad puede ser algo bueno para las víctimas y no un síntoma de impunidad.

Pensemos en todo esto y en qué podemos hacer para informar, no desinformar.

@Edad_Mediatica

Ilustración: Diego Lara

No, no es falta de entendimiento

[]

AGENDA CIUDADANA / Lorenzo Meyer

29 Ene. 2015

¿QUÉ PASÓ?

En su edición del 23 de noviembre de 2013, The Economist ni de pasada mencionó a la corrupción como un problema del gobierno de Enrique Peña Nieto (EPN). No, el gran desafío de EPN, se dijo entonces, era sólo hacer realidad la "audaz reforma energética". Casi un año después, (9 de agosto de 2014), la revista proclamó que el de EPN iba camino a ser uno de los pocos gobiernos "genuinamente radicales" del mundo: se había enfrentado al monopolio de Carlos Slim, había forzado a los bancos a ser más competitivos, a los maestros a ser más efectivos y, lo mejor de todo, había reformado la Constitución para lograr una auténtica "liberalización del sector energético" y acabar con el tabú nacionalista de más de 60 años. Por todo esto, EPN y México habían dado a los mismísimos Estados Unidos, con un Congreso dividido e impotente, una lección en "gobernanza no partidizada" (Obama, ¡aprende de EPN!). Lo único que faltaba para coronar ese éxito era reanimar la economía.

Cinco meses más tarde, el análisis de la revista ha dado un giro de 180°. Echando mano del sarcasmo británico, en el número del 24 de enero de este año y citando a un anónimo ex funcionario público mexicano, el semanario concluye que México tiene "un presidente que no comprende que no comprende" (A president who doesn’t get that he doesn’t get it). ¡Gran viraje de un gran medio internacional!

El demoledor juicio de la publicación portaestandarte del pensamiento conservador ilustrado mundial se debe a que, a su juicio, EPN no alcanza a entender que, en su papel como gobernador del Estado de México primero y de presidente de la República después, ha incurrido en una conducta inaceptable en cualquier democracia: recibir de parte de contratistas del gobierno un trato muy favorable para adquirir varias mansiones para él, su familia y miembros de su círculo político. Sin embargo, al final del artículo aparece lo que verdaderamente preocupa y molesta a la publicación: por buscar un beneficio personal, EPN está abriendo un espacio político a los enemigos de las reformas neoliberales, a la izquierda mexicana, a Andrés Manuel López Obrador, ese "populista mesiánico" que puede echar a perder todo lo ganado.

· MISIÓN INCUMPLIDA

Desde la perspectiva del medio británico, y no solamente de él, a la conducta de EPN se le llama tráfico de influencias. Y justamente una de las promesas de arranque de Peña Nieto fue que atacaría de frente a esa troika desbocada que azota a México: corrupción, impunidad y crimen organizado.

Para The Economist, hacer del "imperio de la ley" una realidad en México es tarea difícil y de décadas, pero tal empresa se vuelve imposible si no se pone en marcha de inmediato y eso no está ocurriendo. Y es que quien la debe encabezar -el gobierno- está "manchado por los escándalos". Obviamente no es México el único país que tiene este problema. Brasil, recuerda la revista, carga con una corrupción escandalosa en su empresa petrolera, Petrobras (cuatro mil millones de dólares en diez años) pero la presidenta Dilma Rousseff hizo lo que EPN no: tomar al toro por los cuernos y abrir la puerta a la investigación y juicio de los involucrados. En contraste, en México no se ha acusado a nadie en ninguno de sus grandes escándalos y, además, el crimen organizado es capaz de hacer desaparecer a 43 estudiantes sin que el gobierno hiciera o quisiera hacer algo efectivo para impedirlo.

· EL PROBLEMA NO ES AL CUADRADO SINO AL CUBO

La dura crítica que viene de fuera a EPN y a su gobierno es justa pero insuficiente: le falta la autocrítica. Al inicio de la actual administración y por un buen tiempo, los grandes medios extranjeros, y no sólo The Economist, actuaron como si ellos no entendieran que junto con el Presidente y con el PRI había vuelto a "Los Pinos" la gran corrupción tradicional. Así, el problema no fue sólo que EPN no entendiera que no entendía sino que había otros que no entendían, como la prensa internacional. Se trató de un "no entender" al cubo.

Y es que hasta fechas muy recientes, la prensa que tiene su asiento en los grandes centros económicos del mundo, y que de tarde en tarde se asoma a observar y opinar sobre lo que acontece en nuestro país, aplaudía con singular entusiasmo al gobierno de EPN, mandando un mensaje claro: el joven presidente mexicano sí entendía, y como pocos, lo que le convenía a México que, por cierto, era lo que también convenía a los inversionistas extranjeros, especialmente en el campo de los hidrocarburos.

· CONCLUSIÓN

Si hoy se aceptan como buenas las conclusiones de The Economist, entonces la revista nos debe explicar por qué, hasta hace poco, no entendía lo que hoy dice que ya entiende. Es verdad que hasta antes de septiembre pasado no había ocurrido la tragedia de Iguala ni se conocía el tipo de relaciones entre el grupo Higa o San Román y EPN y su grupo político, pero nadie ignoraba la naturaleza histórica del PRI, del Grupo Atlacomulco o de la relación estructural entre crimen organizado y el arreglo político.

En realidad, no es cierto que EPN y los suyos o la prensa internacional no entiendan la verdadera naturaleza de la corrupción en México. Lo que sí es cierto es que no quieren, o no quisieron entender, lo grave del tema ni menos aún su relación con las "audaces reformas" de EPN.

agenda_ciudadana@hotmail.com

Doctor en relaciones internacionales por El Colegio de México y post doctorado en ciencia política por la Universidad de Chicago. Hasta 2012 fue profesor en el CEI de El Colegio de México y actualmente lo es de la UNAM. Ha publicado 17 libros sobre temas mexicanos y media docena como coautor. Tiene docenas de capítulos en libros y más de un centenar de artículos en revistas. Es comentarista en radio y televisión y Premio Nacional de Ciencias y Artes 2011.

Leer más: http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/editoriales/editorial.aspx?id=55109&md5=3eb821b419f5c29077dcf1a4a28fa2c8&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe#ixzz3QEvrANOt
Follow us: @reformacom on Twitter

El presidente de Venezuela acusa a Felipe Calderón de estar ligado al narco

Seguir a @revistaproceso
La Redacción
24 de enero de 2015

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, durante la transm
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, durante la transmisión de su programa de radio.
Foto: AP

MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó al expresidente de México Felipe Calderón de estar vinculado al narcotráfico.

(A Calderón) el propio pueblo de México lo repudia. Presidente vinculado a grupos mafiosos de narcotraficantes, de asesinos de la ultraderecha mexicana, señaló Maduro.

El presidente de Venezuela arremetió contra Andrés Pastrana, exmandatario de Colombia, Sebastián Piñera, de Chile, y Calderón, quienes están invitados a participar el próximo lunes en un foro organizado por la excongrecista opositora María Corina Machado y el partido Voluntad Popular. Los tres tienen la intención de visitar al líder preso Leopoldo Gómez, adversario de Maduro.

Que sepan los pueblos de México, de Chile y Colombia que estos tres expresidentes lo están pagando con dinero del narcotráfico, primero, y en segundo lugar, vienen apoyar un golpe de Estado, lanzó Maduro al cierre de una multitudinaria marcha.

Y anticipó que en caso de presentarse un golpe de Estado en Venezuela, los tres expresidentes quedarán manchados de sangre.

Con Fox y Calderón, Pemex fue presa de la corrupción: Reuters

Seguir a @revistaproceso
La Redacción
23 de enero de 2015
Destacado
La torre de Pemex en la Ciudad de México. Foto: Eduardo Mi
La torre de Pemex en la Ciudad de México.
Foto: Eduardo Miranda

MÉXICO, D.F. (apro).- La agencia de noticias Reuters difundió hoy un amplio reportaje sobre presuntas irregularidades en la adjudicación de contratos de Petróleos Mexicanos (Pemex) de 2003 a 2012, periodo que abarca la segunda mitad del sexenio de Vicente Fox y los seis años de Felipe Calderón.

Según el reportaje firmado por Elinor Comlay, Mica Rosenberg y M.B Pell, la Auditoría Superior de la Federación encontró que en esos nueve años, Pemex suscribió más de 100 contratos por un monto de 11 mil 700 millones de dólares y que muchos de éstos arrastraban irregularidades y hasta ligas con presuntos narcotraficantes.

Pese a ello, destaca la nota, la petrolera mexicana tomó escasas medidas al respecto.

Como botón muestra refiere que Pemex pagó en 2011 alrededor de 9 millones de dólares por remolcar una plataforma petrolera desde Emiratos Árabes Unidos hasta el Golfo de México. Cuando auditores federales revisaron el contrato, dice, se percataron de algunos problemas, el más evidente, que se utilizó un equipo distinto al especificado en el contrato, de acuerdo con un reporte de la auditoría del Congreso.

Más: el traslado en sí era una ficción porque la plataforma no necesitaba ser movida, ya estaba en el Golfo de México.

A pesar de que en febrero de 2013 los auditores alertaron a Pemex de dicha anomalía y le sugirieron sancionar a los responsables, la petrolera mexicana no hizo nada.

Esa fue la constante de Pemex en los más de 100 contratos suscritos de 2008 a 2012 yd e los cuales se desprendieron 274 recomendaciones para presentar denuncias, medidas disciplinarias o tratar de recuperar parte del dinero.

Sin embargo, Pemex respondió únicamente a 268 de casos, pero sólo en tres de ellos tomó medidas, como suspender a un puñado de empleados.

Los órganos internos de control de Pemex desecharon 157 de los casos y hasta el mes pasado, 108 casos estaban sin resolver.

En México no castigan a nadie, dijo a los reporteros de Reuters Arturo González de Aragón, un exjefe de la ASF.

Filantrocapitalismo: la estrategia (no gratuita) de dar

Foto: Reuters.

En el mundo cada vez más multimillonarios donan grandes sumas a causas necesarias. No es porque sean buenos samaritanos. No. Lo que buscan es maximizar sus ganancias para aliviar ciertas necesidades. En México, todavía hay mucha tarea por hacer.

Por Ágata Székely

Para 2035 se erradicará del planeta todo resquicio de pobreza, ha dicho Bill Gates. La Fundación Bill y Melinda Gates, ha gastado más de 28,000 millones de dólares (mdd) en causas como eliminar la malaria, el ébola, el VIH pediátrico y es uno de los más paradigmáticos ejemplos del fenómeno filantrocapitalista que personifican otros empresarios como Warren Buffett, Richard Branson, George Soros o celebridades como Bono, Bob Geldof, Sting

Filantrocapitalismo es el término acuñado por Matthew Bishop, editor de The Economist y coautor (con el economista Michael Green) del libro que lleva tal nombre y se utiliza para nombrar la tendencia de aplicar métodos y enfoques empresariales a la filantropía (Philanthrocapitalism: How the Rich Can Save the World, Bloomsbury Press, 2008).

Los filantrocapitalistas, de acuerdo con Bishop, no son donantes tradicionales, sino inversores sociales que consideran y calculan maximizar las ganancias para las causas que han elegido colocar bajo su ala.

Primero, grandes fortunas financieras han florecido favorecidas por la globalización. Por otro lado, una suerte de ola contagiosa, una Segunda Edad de Oro de la filantropía, ha surgido luego del Giving Pledge, la campaña creada por Buffett y Gates que invita a los multimillonarios a donar al menos la mitad de sus fortunas y que hasta mayo de este año han firmado 127 de ellos (individuos y parejas de 13 países, ninguno de América Latina, entre los que se encuentran Mark Zuckerberg, George Lucas y Mellody Hobson, Dave Goldberg y Sheryl Sandberg, Paul E.Singer, Jeff Skoll, Paul Allen, Richard y Joan Branson, Steve Bing y John Caudwell). Entre todos han aportado (o se han comprometido a aportar) una cifra que alcanza los 600 billones de dólares.

La mecha había sido encendida varios años atrás por uno de los firmantes más distinguidos: el empresario de medios Ted Turner, cuando decidió crear el Slate 60, un listado donde la revista online(Slate) publicó las mayores donaciones filantrópicas.

La historia muestra que estos actos, bien encaminados, son significativos y un parteaguas; según reporta Bishop, las investigaciones acerca de cómo incrementar las cosechas en los países menos desarrollados ­financiadas por la Fundación Rockefeller­ lograron un aumento de la producción que, se calcula, ha salvado a más de 1,000 millones de vidas desde la década de 1940.
grafico_filantrocapitalismo

El perfil

Los filantrocapitalistas en lugar de dar sumas ínfimas de dinero con el objetivo de generar publicidad positiva ­un lavado de cara de responsabilidad que en realidad es sólo relaciones públicas­ ellos más bien marcan agenda y prioridades. Suelen ser bien recibidos por los líderes políticos y sus perfiles mainstream logran que discursos y necesidades urgentes tengan prensa.

Una de las características de los filantrocapitalistas estrella es el seguimiento cercano que dan a sus inversiones sociales. Gates, por ejemplo, cuantifica en su blog los logros de su fundación y los planes a seguir. Cuenta cuánto aumentó el presupuesto para un objetivo específico y cuánto ha logrado con sus movimientos estratégicos.Con la nueva prueba RDT lo ha logrado, y en 2013 ha hecho 200 millones de ellas, sólo en África. Gates señala cómo estas acciones han alcanzado una dramática reducción de la mortandad (42% desde 2000) y su convicción de que se logrará erradicar la enfermedad por completo en una generación.

Pero pese a la credibilidadque dan estas cuentas, no todo son odas y halagos para los filantrocapitalistas. Desde el tiempo en que se maneja el vocablo algunos han apuntado sus fallas. Uno de sus principales críticos es Michael Edwards, del Brooks World Poverty Institute de la Universidad de Manchester, autor de Just Another Emperor? The Myths and Realities of Philantrocapitalism (Demos, 2008).

Edwards no compra los argumentos de los caballeros responsables del mercado. Sus principales objeciones son que las transformaciones son sólo para unos y no transforman la sociedad por completo; que no son sostenibles pues dependen del flujo de voluntades que pueden cambiar repentinamente, y que ocultan responsabilidades de las instituciones y no se ocupan de manera adecuada en reflexionar sobre la justicia. El filantrocapitalismo, dicen los críticos, no va a la raíz de los problemas (la pobreza, la corrupción) sino que aplaca síntomas.

Ante estos alegatos en diferentes coloquios, Bishop suele responder que es cierto que el mundo no es simple y muchas veces los filántropos no van a las raíces del asunto pero, ¿deberían los pobres observar pacientemente cómo sus hijos mueren de enfermedades prevenibles como polio o malaria, mientras ellos esperan por el cambio social?

Mientras estos debates ocurren, ¿en qué punto estamos en México? ¿Se usa la inspiración filantrocapitalista? ¿Qué calificación obtendría la filantropía nacional puesta a examen?

Mucho por hacer

Comparado con sus pares en América Latina, el nivel de filantropía formal en México apoyando a instituciones no lucrativas es bajo, asegura el doctor Michael Layton, director del Proyecto sobre Filantropía y Sociedad Civil del ITAM.

En el último estudio comparativo del sector no lucrativo más importante, realizado por la Universidad de Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, México está empatado con Filipinas en último lugar del porcentaje de PIB en donativos filantrópicos con un 0.04%.

En tanto, un estudio exploratorio de este año, realizado en conjunto por el Centro de Investigación y Estudios sobre Sociedad Civil, A.C. en el Tecnológico de Monterrey y el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi), publicó que las fundaciones empresariales en el ejercicio fiscal 2012 que fueron donatarias autorizadas donaron más de 2,697 millones de pesos (mdp). De acuerdo a este mismo documento, entre las diez empresas más importantes de México (en términos de facturación), sólo 40% tiene una fundación empresarial. En total existen 131 de estas organizaciones y 64% pertenece a alguna de las 500 empresas más importantes del país.

Por otra parte, México se ubica en el lugar 93 de 135 naciones que más aportan a organizaciones benéficas, según el World Giving Index 2014(que realiza la Charities Aid Foundation y la encuestadora Gallup). Las fundaciones empresariales en México son un pequeño pero muy influyente grupo dentro del amplio campo de la inversión social privada, concluye el informe. Sus aportes en recursos humanos, financieros y programas son muy importantes para el país, pero existe un gran campo de oportunidad para hacer más efectivo su contribución social.

¿Cómo puede mejorar? Hay que pensar en los dos lados de la ecuación, asegura Layton. En la disponibilidad de recursos y en la demanda de estos recursos. En términos de disponibilidad, hay dos niveles: la gente adinerada que puede hacer grandes actos filantrópicos, y los demás. Las familias más ricas en México, en general, han empezado a crear instituciones donantes: existen ejemplos importantes, pero aún falta la profesionalización de sus actividades. La clase media ya está en una posición de apoyar a causas sociales, pero falta un catalizador adecuado. Y este catalizador tiene que estar del lado de la demanda, un sector de organizaciones no lucrativas eficaces y transparentes, con estrategias de intervenciones sociales innovadoras y metodologías de recaudación de fondos modernas, enfatizando la rendición de cuentas y la vinculación con sus donantes y voluntarios.

Para Mónica Tapia, directora en el país de la organización global Synergos (que entre otros programas tiene un círculo de filántropos que agrupa 100 importantes familias de todo el mundo), la cultura filantrópica está creciendo en todos los continentes, aunque para fortalecerla en México es necesario mejorar el marco legal, que no está suficientemente desarrollado y también el marco institucional.

En otros países se enseña la inversión social desde los 12 o 15 años), donde ocurren los cambios más interesantes y eso se empieza a contagiar.

Es un proceso de largo plazo, coincide Layton: Hay que promover el trabajo voluntario, la participación ciudadana y una cultura de pedir y dar donativos entre los jóvenes. Algunos donantes dan a muchas buenas causas, pero no tienen mucho enfoque. A muchos les falta una visión estratégica.

Para avanzar también hay que sobreponerse a tabúes o prejuicios. Muchos legisladores, funcionarios y periodistas ven los donativos como una evasión fiscal, dice Layton. Pero la gran mayoría de los donativos apoyan causas muy nobles. Muchos ven el marco fiscal como fundamental en esto. México tiene los mismos incentivos para donativos que Estados Unidos (una reducción de la base gravable del isr). Pero aquí existe un nivel de informalidad mucho más alto, y estos incentivos no tienen impacto para mucha gente. Hay que tomar en cuenta que Andrew Carnegie enfatiza la necesidad de circular la riqueza y usarla para el beneficio público. Allí está el origen del llamado filantrocapitalismo.
Etiquetas: Bill Gates capitalización capitalizar destacado filantropía
Forbes Staff

Forbes Staff

Redacción online de la edición mexicana de Forbes, la revista de negocios más influyente del mundo. Un equipo de periodistas que buscan historias en el mundo empresarial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s