Home

Justa reacción de la población ante los secuestros y asesinatos de estudiantes del estado de Guerrero

Por Pedro Echeverría V.

Artículos de Pedro Echeverría editados en Rebanadas:

Información relacionada:

Bruselas: Solidaridad internacional con normalistas en México

Rebanadas de Realidad – Distrito Federal, 10/10/14.-

1. Seguramente los sociólogos y psicólogos han estudiado con profundidad las reacciones de la población ante miles de asesinatos y masacres que a diario se registran en el mundo. Conocemos los diarios bombardeos desde aviones yanquis, ingleses e israelíes contra centenares de poblaciones del mundo en los que son asesinados miles de seres humanos, entre ellos miles de niños en brazos y en las escuelas, pero las reacciones de la población mundial son mínimas; sin embargo, si se asesina o mata a dos tres niños, sobre todo si las fotografías enseñan sus caras y cuerpos destrozados, la reacción contra los matarifes es mil veces mayor.

2. La psicología de las masas en sus diversas manifestaciones es difícil de comprender porque las historias, los países y el tamaño de las poblaciones de los seres humanos son diferentes; esto a pesar de los estudios de Freud, Le Bon o Reich que han sido de gran utilidad. Sin embargo las reacciones inmediatas de las masas obedecen a la cercanía de los hechos, a las formas serias o grandilocuentes en que los presentan los medios y al conocimiento anterior que se ha tenido de ellos. Otra vez los medios de información y la forma de
presentarlos, resultan fundamentales en la reacción o actuación de las personas.

3. A pesar de que la radio, principalmente la televisión, en el caso de asesinatos, represiones, comportamientos de los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero, han respaldado como siempre al gobierno y clase dominante, la situación del país se ha agravado tanto en materia de asesinatos e inseguridad, que parece que la población ha gritado: ¡Basta!. Quizá desde ahora en adelante la televisión -que todo tergiversa- vuelva a la estrategia de silenciar los
acontecimientos que puedan perjudicar la “dominanza”. La población -al fin- después de muchas décadas, comienza a despertar, a darse cuenta de que ha sido manipulada.

4. ¿Tendrá que esperarse que 43 estudiantes de la Normal de Guerrero estén en peligro de ser asesinados, o ya estén muertos por el gobierno, para que la población informada reaccione protestando? ¿Por qué no se reaccionó de la misma manera contra el fusilamiento de 23 campesinos en el Estado de México unos días antes? Alguien me ha dicho que la población no ve más allí de sus narices y que para que vea más lejos debe escalar cerros físicos o alturas con su pensamiento y sabiduría. ¿Cómo pensar en los asesinatos en Afganistán, Palestina, Siria o Irak si esas matanzas diarias de miles de inocentes están a más de 10 mil kilómetros?

5. Pero nadie puede negar la importancia que hayan surgido miles de manifestaciones de protesta contra el secuestro de los estudiantes normalistas por parte del gobierno en todo México y varios países del mundo. ¿Es porque los estudiantes tienen muchas simpatías en el mundo o porque el gobierno mexicano, por cientos o decenas de miles de muertes en cada sexenio, ha perdido confianza? ¿Será acaso porque en México sí sabemos de los asesinos y porque tenemos esperanzas de que fueran castigados? También a nivel mundial conocemos que son los EEUU y sus seguidores los asesinos, pero no tenemos la mínima seguridad de que sean castigados.

6. En plenas marchas me preguntaba: ¿Qué sigue? ¿Qué harán los millones de estudiantes del país de la UNAM, del POLI, sus profesores, los padres de familia, con estos gobiernos asesinos del PRI, PAN, PRD? ¿Creen acaso que basta con que renuncien dos o tres gobernadores y un presidente de la República cuando es todo un sistema capitalista de grandes empresarios explotadores, medios de información y políticos, los que tienen pisado al pueblo en el cuello? Mientras siga la población sometida y postrada ante los valores de la clase dominante el país no podrá cambiar.

7. Pero no hay de otra aunque deban pasar muchas décadas para liberarnos del imperio, sus burguesías y el capitalismo. Los trabajadores estamos obligados a luchar, aunque no avancemos hacia adelante y sólo nos defendamos de las agresiones y masacres que las clases poderosas nos propinan. Algunos quisiéramos ir de prisa porque cada día, cada minuto, mueren muchos seres humanos por miseria y hambre mientras una minoría acumula gigantescos capitales. Seguimos teniendo esperanzas en que las movilizaciones anticapitalistas se coordinen, se hagan más grandes y combativas.

Rebanadas de Realidad – Buen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s